¿Cómo ahorrar en artículos de limpieza?

A priori puede parecer poco deseable proponerse ahorrar en el presupuesto destinado a la limpieza del hogar. Pero hay que tener claro que no se trata de limpiar menos o con productos de menos calidad, sino de adquirir hábitos y utilizar pequeños trucos en casa que nos ayuden a ahorrar un dinero a final de mes.

Te aconsejamos lo siguiente:

  1. Utilizá productos multiusos.

Muchos de los productos especializados que compramos a veces son innecesarios. Por ejemplo: compramos limpiacristales cuando tenemos un «spray» multiusos que ejerce la misma función con idénticos e incluso mejores resultados. O utilizamos productos específicos para el baño cuando tenemos limpiadores concentrados que sirven para suelos, cristales, piletas, inodoros, duchas y bañeras. En general, los jabones neutros y suaves, como el de fregar los platos, actúan como excelentes multiusos, incluso a la hora de eliminar manchas de alfombras, cortinas y sillones.

  1. Limpieza de mantenimiento.

Con un pequeño repaso diario de la casa vas a evitar que las manchas y la suciedad se acumulen, obligándote a utilizar productos más agresivos y a limpiar más a fondo. A la hora de ahorrar, conviene más eliminar la suciedad importante en el momento, que dejar que se acumule.

  1. Ofertas, cupones y puntos descuento.

Aprovechá todo tipo de ofertas mirando siempre con lupa que el ahorro real sea el que parece a primera vista. A veces compensa comprar dos detergentes y almacenarlos en casa para ahorrar.

  1. Usa trapos reutilizables y cuídalos.

Los paños de microfibra son los que mejor resultado suelen dar. No dejes que se acumule suciedad o manchas para evitar que se deterioren y procura lavarlos una vez hayas terminado de limpiar con ellos. Para cristales y espejos, por ejemplo, podés usar celulosa industrial, que es lavable y da muy buenos resultados.

  1. Productos de limpieza «caseros».

Aprovechá las cualidades de algunos de los productos que tenés en la cocina antes de comprar caros productos especializados. Como el bicarbonato, que funciona como abrasivo para manchas, la sal, que hace de desincrustante, el limón, que actúa como blanqueante y ambientador, el agua oxigenada, que elimina manchas de superficies sólidas, o el vinagre, que ayuda a eliminar malos olores.

  1. Mantené el orden en casa.

Deshacete de cachivaches, embalajes y objetos innecesarios que no hacen más que acumular polvo y suciedad. Con este sencillo gesto, vas a reducir el tiempo destinado a la limpieza así como el gasto total.

 

Deja un comentario